Getting your Trinity Audio player ready...

En el mundo de la ciencia y la medicina, hay un campo de estudio fascinante que ha ganado cada vez más reconocimiento en los últimos años: el microbioma. Aunque no se vea a simple vista, este ecosistema microscópico que habita en nuestro cuerpo desempeña un papel fundamental en nuestra salud y bienestar. En este artículo, exploraremos qué es el microbioma, cómo se forma, su importancia para la salud y algunas formas de cuidarlo adecuadamente.

¿Qué es el microbioma?

El microbioma es el conjunto de microorganismos que habitan en nuestro cuerpo, incluyendo bacterias, virus, hongos y otros microorganismos. Estos microorganismos se encuentran principalmente en nuestros intestinos, pero también están presentes en la piel, boca y otras partes del cuerpo. Se estima que en el intestino humano hay alrededor de 100 billones de microorganismos, que constituyen una comunidad compleja y diversa conocida como microbiota.

La importancia del microbioma para la salud

Digestión y metabolismo: El microbioma desempeña un papel fundamental en la digestión de los alimentos y la absorción de nutrientes. Algunas bacterias presentes en el intestino ayudan a descomponer los alimentos que nuestro cuerpo no puede digerir por sí solo, produciendo compuestos beneficiosos para nuestra salud.

Sistema inmunológico: El microbioma también juega un papel clave en el desarrollo y funcionamiento de nuestro sistema inmunológico. Las bacterias intestinales estimulan la producción de células inmunológicas y ayudan a regular la respuesta inflamatoria, lo que es crucial para combatir infecciones y mantener un equilibrio adecuado en el sistema inmunológico.

Salud mental: Numerosos estudios neurobiológicos han demostrado una conexión entre el microbioma intestinal y enfermedades como la depresión, la ansiedad y el trastorno del espectro autista. Se cree que la comunicación entre las bacterias intestinales y el cerebro a través del eje intestino-cerebro puede tener un impacto significativo en nuestra salud mental.

Cómo podemos cuidar el microbioma

Alimentación saludable: Una alimentación equilibrada y rica en fibra es fundamental para mantener un microbioma saludable. Los alimentos ricos en fibra, como frutas, verduras y granos enteros, actúan como prebióticos, es decir, alimentan a las bacterias beneficiosas en el intestino. Evitar el consumo excesivo de alimentos procesados y azúcares también es clave para mantener un equilibrio adecuado en el microbioma.

Probióticos: Los probióticos son microorganismos vivos que pueden ser consumidos como suplementos o presentes en alimentos fermentados, como el yogur y el chucrut. Estos microorganismos beneficiosos pueden ayudar a restaurar y equilibrar el microbioma, especialmente después de un tratamiento con antibióticos.

Evitar el uso excesivo de antibióticos: Si bien los antibióticos son medicamentos importantes para combatir infecciones, su uso excesivo puede tener un impacto negativo en el microbioma al eliminar indiscriminadamente bacterias beneficiosas. Es importante seguir las indicaciones médicas y evitar el uso innecesario de antibióticos.

  Imágenes por escáner (SEM) de bacterias que viven en un pie humano (izquierda), intestino (centro)

y en la lengua (derecha)

Actualmente existen estudios que apuntan a una relación entre un tipo concreto de microbio y cambios en la conducta; es decir, que el microbioma podría afectar a nuestro comportamiento

El microbioma es un mundo fascinante y complejo que desempeña un papel vital en nuestra salud y bienestar. Desde la digestión y el sistema inmunológico hasta nuestra salud mental, el microbioma influye en numerosos aspectos de nuestra vida. Al cuidar adecuadamente nuestro microbioma a través de una alimentación saludable, el uso adecuado de antibióticos y la incorporación de probióticos, podemos promover un equilibrio óptimo y favorecer una buena salud a largo plazo.

¡Cuida de tu microbioma y disfruta de una vida saludable!

Instituto Médico del Bienestar
Mens Sana. Corpore Sano